Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Cómo crear espacios convertibles para gestionar mejor el espacio

14-09-2020

Hay muchos motivos para dar más de una función a cada espacio: el desarrollo de nuevas actividades, el crecimiento de los hijos, la llegada de invitados o el inicio del teletrabajo. En esta entrada de blog te cuento como crear espacios convertibles para no tener que renunciar a ninguna función con los mismos metros cuadrados. 

No diseñarías una habitación de invitados que solo se utilizará unos pocos días al año, ni un despacho para teletrabajar únicamente durante dos meses, ¿verdad? Y es que es de sentido común optimizar el uso de los espacios de la casa. 

De ahí nacen los espacios convertibles, es decir, salas que aplicando algún pequeño cambio adquieren nuevas funcionalidades y que podemos adaptar cuando lo necesitemos. Estos son mis consejos para crear espacios convertibles para gestionar mejor el espacio:

  • Unir espacios con el mismo nivel de privacidad. La cocina, la sala de estar y el comedor, por ejemplo, son espacios públicos de reunión, por lo que no resulta difícil ubicarlos en una misma habitación. Es similar a lo que sucede con lo que se conoce popularmente como loft y permite conseguir un espacio coherente uniendo diferentes conceptos y utilidades. Por otro lado, si intentáramos unir un espacio de encuentro con otro de intimidad como podría ser el dormitorio o un estudio, podría generar problemas, por lo que debemos evitarlo.  

  • Utilizar puertas correderas para separar o vincular espacios cuando lo necesites. Pueden ser opacas o translúcidas según el nivel de luz, acústica y visibilidad que busquemos. Si jugamos con grandes puertas correderas de vidrio, estas pueden separar la sala de estar de la habitación de invitados cuando están en casa, y abrirse cuando no están para aprovecharlo como espacio común. La habitación también podrá volver a cerrarse en caso de que una persona quiera tener un espacio privado para leer o trabajar. 

  • Ubicar los muebles para definir el espacio diáfano. Cuando disponemos de un espacio abierto donde juntar varios espacios con distintas funciones, el rol de los muebles será el de marcar los límites y la apertura entre uno y otro. De este modo, y siguiendo con el ejemplo cocina-salón-comedor, será la mesa la que marcará el espacio del comedor. O quizás una estantería la que separe el recibidor del salón.

  • Modificar el recibidor para proteger o para conectar con el exterior. Según la época del año, el recibidor adquiere funciones distintas. En invierno es la frontera con el exterior y nos protege del frío, pero en verano puede convertirse en un lugar de encuentro con el aire libre. Es posible diseñar un recibidor inspirado en la estética tradicional de zonas rurales, con sillas en el exterior para estar sentados tranquilamente al lado de la puerta. 

En definitiva, si te estás planteando crear espacios convertibles, valora la importancia y el uso real que le das a cada actividad. A partir de ahí podrás elegir qué espacios se pueden combinar y aprovechar mejor el espacio.

Para diseñar tu hogar con espacios convertibles, y desde una arquitectura creativa, sostenible e identitaria, contacta conmigo en el botón de abajo:







Otras noticias de arquitectura